domingo, 4 de mayo de 2014

Tiempo de Comuniones. La comunión de David.

Siento tener el blog tan abandonado, pero ando muy justa de tiempo. Algo que se está convirtiendo en una mala costumbre, lo sé. 

Como sabéis es tiempo de BBC's. A saber, Bodas, Bautizos y Comuniones y en el taller se mezcla todo: alfileres de novia, canastos que engalanar, recordatorias de comuniones, etc etc etc. Lo tengo todo todito manga por hombro, aunque tengo que decir a mi favor, que ahora mismo no hay que pasar por encima de todo para poder sentarse a trabajar, eh?

(Nota mental: estoy esperando al verano para poder poner la leonera como Dios manda porque después de ver en Pinterest las preciosidades de talleres que pone el personal, me está entrando una envidia verdosa que no puedo con ella. Así no se puede... ¡¡no se puede!!)

Bueno, que me enrollo y no os cuento lo que me trae aquí esta tarde. 


Veréis, conozco a la madre de David desde que mi peque entró en el cole, ya que, su hija pequeña y Pablo van a la misma clase. Además de amiga es clienta y como este año le tocaba a su hijo mayor hacer la Primera Comunión, me encargó los detallitos que entregaría ese día a sus invitadas.

Para mi fue un encargo especial. Todos lo son, pero este me presentaba un reto. os explico la razón. Normalmente mis alfileres van destinados a las novias, por lo que se suelen colocar en bonitos canastos para que ellas se los coloquen en el brazo y los vayan repartiendo. Sin embargo, este caso era distinto, porque no era plan de que el chiquillo se colgara del brazo un canasto lleno de flores (que es lo que eran, al fin y al cabo, los alfileres que su madre encargó). 

Para solucionar el tema se me ocurrió que David entregaría unos sobrecitos con los alfileres dentro... Y, lo confieso, he disfrutado mucho realizando a mano tooodo el proceso: desde la elaboración de los sobres hasta su decoración.

El resultado ha gustado mucho, me consta.... Y me alegro mucho mucho!

Ejemplo de los alfileres.



Todos eran diferentes, pero para muestra... vale un botón, ¿verdad?
El packaging en papel craft (tan de moda últimamente) queda muy bien con los washitapes florales. Me gusta por su sencillez y la calidez del color; además, hace resaltar las etiquetas de cartulina blanca cortadas y troqueladas a mano una a una con un pequeño angelito y una estrella (alusiva a la Estrella del rey David) de cartulina pegada junto al nombre.

Los washitapes son de Serendipia Taller


Sellito de Holamamá





Y por gentileza de la mamá de David, aquí os enseño cómo quedan puestos los alfileres...





Para encargos podéis contactar conmigo vía mail pinchando aquí

Como siempre podéis seguirme en:







Y ahora también en 

4 comentarios:

  1. Como siempre muy bien pensado y realizado todo. Me encanta como lo haces y lo que haces linda.
    Quizas x edo confian en ti . Besitos Rachel!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias ULY. Intento ofrecer lo mejor de mí misma en cada pieza. Un beso enoorme y un abrazo!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias Mary. Me alegro de que te guste. Un beso!

      Eliminar